¡A la rica albóndiga griega!

Albóndigas con berenjena
Albóndigas con berenjena

Tienen forma de meteorito porque  hoy se acaba el mundo. Y qué mejor manera de despedirlo que con un buen plato de albóndigas ‘a la griega’.

La gastronomía griega es un gran desconocido para muchos. Espero que con esta receta os animéis a indagar un poco más en ella porque  tiene auténticos manjares. Los dioses del Olimpo vivían en Grecia…por algo será. Fuera de la típica ensalada de tomate y feta o la musaka, la gastronomía griega tiene una infinidad platos cada cual más rico que el anterior. Las aceitunas, el tomate, el pepino, las berenjenas …son algunos de los productos más utilizados en las recetas. Pero el secreto está en el toque oriental que les dan a la hora de cocinarlos y de combinarlos, muy influenciados por países como Turquía y otras zonas de Oriente Próximo. Estas albóndigas son el ejemplo perfecto. Se tarda lo suyo en hacerlas pero no es complicado, y el resultado vale la pena.

INGREDIENTES   Para 4 personas

  • 200 gr de carne de cerdo picada
  • 200 gr de carne de cordero picada
  • 200 gramos de pan integral o de cereales
  • 2 huevos
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil picado
  • Leche entera
  • Pan rayado
  • Harina
  • 2 berenjenas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  1. En el horno precalentado a 200º, asar las berenjenas enteras untadas con un poco de aceite durante 45 minutos. Dejar enfriar. Cuando estén templaditas, las pelamos y sacamos toda la carne. La escurrimos bien y le echamos un poquito de sal.
  2. Mientras están las berenjenas en el horno podemos ir picando las cebollas. Rehogar a fuego medio durante 15 minutos. Picar y añadir el ajo. Rehogamos un poco más hasta que la cebollita y el ajo se doren.
  3. Poner el pan a remojo con la leche entera hasta que quede bien empapado.
  4. En un recipiente lo suficientemente grande mezclamos los dos tipos de carne picada con la berenjena, el pan escurrido, el ajo y la cebolla. Añadimos un chorro de aceite, el huevo, 5 cucharadas (aprox) de perejil picado, un poco de sal y pimienta. Mezclamos todo y lo dejamos cubierto con un film. Dejamos que repose mínimo dos horas en la nevera (si lo dejamos una noche, mejor porque la carne cogerá más sabor).
  5. Una vez hayamos dejado reposar, vamos haciendo las albóndigas con la masa. Si está demasiado húmeda podemos echar un poco de pan rayado para espesarla y secarla un poco más. Una vez vayamos teniendo las bolitas, se rebozan en harina.
  6. Preparamos una cazuela/sartén y calentamos el aceite. Para freír las albóndigas lo ideal es tener el fuego medio alto…pero sin pasarse, para que no se quemen por fuera y queden crudas por dentro. Cuando estén doraditas las vamos dejando en una fuente con papel de cocina para escurrir el aceite.
  7. En cuanto a acompañamientos, lo ideal es hacer una ensaladita y acompañarlas con una salsa de yogur natural aliñado con limón, ajo, sal y pimienta y un chorrito de aceite de oliva.

¡Que aproveche!

Esta receta es de El Comidista

Crèpes rellenas de pollo y mango

Crêpes rellenas de pollo con curry y mango
Crêpes rellenas de pollo con curry y mango

Con este frío viene bien un poco de exotismo. Por eso, la receta de hoy tiene sabor tropical…aunque eso de que porque lleve mango tiene que ser tropical suene un poco a tópico.  Y es que no solo es el mango: el pollo al curry también le da un toque que hacen de este plato una auténtica experiencia en cuanto a sabores. Y lo mejor de todo es que no se tarda nada en prepararlo: es muy fácil pero al presentarla parecerás un auténtico chef.

Para acompañar, lo mejor una ensalada verde (mezcla de lechugas)…aunque esto como muchas otras cosas, es a gusto del consumidor!

INGREDIENTES 

  • 125gr de preparado para crèpes
  • 1 huevo
  • Salsa de curry de bote
  • 450 gr de pechuga de pollo cocida y cortada en dados
  • 1 mango pelado, deshuesado y cortado en dados
  • 2 cebollas picadas
  • 3 tomates cortados en láminas
  1. Cortar las pechugas de pollo en dados y cocerla o hacerlas a la sartén con poco aceite. Reservar.
  2. Deshuesar el mango pelado y cortarlo en daditos
  3. Picar la cebolla (no hace falta que sea muy muy muy picado)
  4. Preparar las crèpes según se indique en el paquete del preparado de la masa. Reservar.
  5. En una cazuela, calentar la salsa de curry y añadir los taquitos de pollo ya cocido. Dejar hacer a fuego lento hasta que la mezcla esté bien caliente
  6. Añadir los taquitos de mango y la cebolla picada. Dejar calentando 2-3 minutos.
  7. Esparcir la mezcla encima de las crèpes, doblarlas y sellarlas con una lámina de tomate.
  8. En el horno ya caliente, metemos la crèpe sellada y dejamos que se caliente hasta que veamos que la lámina de tomate empieza a hacerse.

¡Que aproveche!

Pollo al Albariño

Un pollo al Albariño recién hecho que está deseando que le hinquemos el diente
Pollo al Albariño

Hoy embarcamos en un vuelo directo y sin escalas hacia Galicia, tierra natal del Albariño. Es un viaje que nos saldrá bastante económico porque la mayoría de los ingredientes que se necesitan para preparar son cosas que ya tenemos en casa, que son baratas, o que podremos utilizar para muchos momentos (con esto último me refiero sobre todo a la botella de Albariño que si no tenéis, os tocará ir a comprar). Podríamos definirlo como la versión gallega del ‘coq-au-vin‘ francés: verduritas, pollo y un buen chorro de vino regando la mezcla. La receta es parecida pero, para mi gusto, el albariño le da un sabor especial que no le encuentro a la versión francesa del plato.

Una variante un poco menos ‘light’ de esta receta sería echarle un chorro de nata. Dietéticamente es menos recomendable pero la salsa que resulta sabe a auténtica gloria. El puntito agrio de la nata se mezcla con el sabor del pollo casado con sus verduritas y con el albariño…y da lugar a una auténtica delicia para los paladares.

Sin más dilación, vamos con la lista de INGREDIENTES para 4 personas.

  • 1,5  kg de muslitos de pollo (también se puede añadir algún que otro contramuslo para los que no sean amantes de los muslos)
  • 2 puerros
  • 4 zanahorias pequeñas
  • 1 cebolla
  • Mantequilla
  • Perejil picado
  • 1 limón
  • 300 ml de vino Albariño
  • Aceite de oliva
  • 150 gr de nata (para los que hayamos decidido ir en contra de lo dietéticamente establecido)
  1. Picar el puerro y la cebolla. Pelar las zanahorias y cortarlas transversalmente (en dos o en cuatro trozos según nos parezca)
  2. Salar el pollo. Calentar una olla a fuego medio con  una cucharada de mantequilla y un chorro de aceite y dorar el pollo (si hace falta se hace por tandas, pero las piezas tienen que quedar doraditas por ambos lados y en eso tardan al menos 4- 5 minutos por cada lado).
  3. Precalentar el horno a 180º. El pollo se deja reposar. Después de deshacernos de la grasilla que ha dejado  éste en la olla, utilizamos este mismo recipiente para rehogar el puerro y la cebolla con un chorro de aceite y una pizca de sal (10-15 minutos). No olvidemos remover de vez en cuando para que no se queme y no se pegue.
  4. Una vez vemos que empieza a tener un color doradito, añadimos la zanahoria, el pollo y el chorro de Albariño. Dejamos evaporar 3 minutos para que se evapore el olor a alcohol.
  5. En una fuente para el horno volcamos el contenido de la olla. Lo tapamos (si tiene tapa bien, si no el papel albal nos hace un apaño). Horneamos unos 30 minutos.
  6. Antes de servir, regamos el plato con el zumo de medio limón y espolvoreamos con el perejil picado (para los amantes de la pimienta también queda muy bien). Corregimos de sal y si somos unos malotes este es el momento de añadir la nata.
  7. Acompañamientos recomendados: patatas hervidas o arroz. Por supuesto, las opciones son infinitas pero eso ya lo dejo a la elección de cada uno.

¡Que aproveche!

La receta es de El Comidista