Tarta salada de patatas, jamón y tomate

Tarta de patatas, jamón y tomate al horno
Tarta de patatas, jamón y tomate al horno

Este plato no está bueno, está ¡que-te-mue-res! Eso sí, no es apto para operaciones bikinis típicas de esta época. Se puede comer caliente, frío, templado y, como en la mayoría de las recetas que aquí se proponen, los ingredientes pueden variar al gusto del chef. Normalmente, cuando hago empanadas, tartas, quiches y demás, me gusta hacer la masa…pero reconozco que en este caso me dio pereza y la masa de hojaldre es comprada tal cual, así que la dificultad se reduce. La clave es que es una tarta tatin salada. Eso significa que está hecha “al revés”: la base se pone encima y todos los ingredientes de la tarta van debajo. Y si una tarta tan grande se os va a ir de las manos podéis empezar con la versión “mini”.

Parece mucho más complicado de lo que es en realidad…y si no me crees, solo tienes que animarte a comprobarlo.

INGREDIENTES

  • 1 placa de masa de hojaldre pre-cocinada
  • 400 gr de patatas 
  • 300 gr de tomates
  • 150 gr de rulo de cabra
  • 50 gr de jamón serrano picado
  • 1 cebolla
  • 50 gr de miel
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharilla de orégano
  • Sal
  • Pimienta negra
  1. Pre-calentamos el horno a 120 grados. Cortamos los tomates en cuatro trozos y les quitamos el tronco y las pepitas. Los colocamos en una bandeja de horno con un chorrito de aceite, sal y pimienta. Los dejamos hornear unos 50 minutos para que se sequen un poco.
  2. Mientras los tomates están en el horno lavamos las patatas y las cocemos en agua hirviendo con sal durante 25 minutos aprox (tienen que estar hechas por dentro: si hace falta dejarlas más tiempo, se dejan). Comprobamos la cocción con la punta de un cuchillo, y cuando estén las escurrimos y las dejamos enfriar
  3. Mientras se enfrían las patatas, picamos la cebolla y la salteamos con un chorrito de aceite unos 15 minutos a fuego medio para que se dore.
  4. Cuando estén hechos los tomates, los sacamos y subimos la temperatura del horno a 180 grados.
  5. Preparaos un molde redondo que se pueda meter al horno y cortamos la masa de manera que sobresalga un par de centímetros. Untamos el molde con aceite y lo cubrimos con papel de horno.
  6. A parte, a fuego medio, derretimos la mantequilla con la miel y mezclamos hasta que nos salga una especie de caramelo (no muy oscuro, porque eso significa que se nos ha quemado). Repartimos ese “caramelo” por la base del molde cubierta con el papel de horno y rociamos con orégano.
  7. Volvemos a las patatas. Las pelamos y las cortamos en discos mas o menos gordos (2 centímetros o así). Repartimos los trozos en el molde dejando un poco de espacio por los bordes. Encima de la patata repartimos la cebolla rehogada y doradita, el jamón, los tomates y rematamos con rodajas de queso de cabra.
  8. Lo tapamos todo con la masa y hundimos los bordes que sobraban en el espacio que hemos ido dejando alrededor de los demás ingredientes, para que tenga forma de tarta pero al revés.
  9. Antes de meterla al horno, le damos varios pinchazos con un tenedor y dejamos hornear unos 30 minutos hasta que la masa esté doradita.
  10. Cuando la saquemos del horno, dejamos enfriar un par de minutos y desmoldamos en un plato grande.

… ¡Que aproveche!

Esta receta es de El Comidista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s