Risotto con calabacín y berenjena

Rissotto con berenjena y calabacín
Risotto con berenjena y calabacín

Sabor italiano en la receta de hoy con este risotto reinventado con el calabacín y la berenjena a parte. No apto para carnívoros radicales, de nuevo una receta 100% vegetariana.

INGREDIENTES

  • 230 gr de mantequilla
  • 1/2 cebolla
  • 4 cucharadas de vino blanco
  • 450 gr de arroz
  • 5 tazas de caldo de pollo
  • 1 pizca de azafrán
  • 3/4 de taza de queso parmesano rallado
  • Sal y pimienta
  • Un chorrito de aceite
  1. Cortamos el calabacín y la berenjena de daditos. Picamos la cebolla muy fina. Reservamos
  2. En una olla derretimos la mantequilla y doramos en ella la cebolla. Regamos con el vino blanco y dejamos que se evapore.
  3. Añadimos el arroz. Mezclamos y lo dejamos durante 5 minutos para que se impregne bien de sabor. Luego, vamos echando el caldo de pollo y removiendo. Salpimentamos.
  4. Mientras se va haciendo el arroz rehogamos en una sartén grande los daditos de calabacín y berenjena con un chorrito de aceite.
  5. Cuando el arroz esté casi hecho añadimos el azafrán disuelto en un poco de caldo. Removemos de nuevo y le echamos media taza de queso parmesano rallado.
  6. En una fuente colocamos primero una base de calabacín y berenjena. Por encima volcamos el arroz que espolvoreamos con el resto del queso parmesano y con un poco de pimienta negra recién molida.

¡¡¡Que aproveche!!!

Anuncios

Paté de berenjena

Caviar de berenjenas
Caviar de berenjenas
© Celia Cueto Fotografía

No se cuáles han sido los astros que se han alineado en este inicio de año, pero deben ser astros vegetarianos. Últimamente estoy en racha y cada vez son más las personas que conozco que han decidido seguir una dieta sin carne. Cada cual tiene sus motivos pero uno de los que más me han llamado la atención es el caso de un amigo que ha decidido reducir su consumo de carne y pescado  porque son alimentos  más caros que las verduras y con la cuesta de enero no da para más económicamente. La buena noticia es que la cocina vegetariana cada vez está más valorada en el mundo de la gastronomía, parece que muchos se han dado cuenta que ser vegetariano  no tiene por qué ser aburrido. ¡Ya era hora!

INGREDIENTES

  • 1 berenjena grande (400gr aprox)
  • 2 cebolletas
  • Ajo
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Pimentón dulce
  • Pan de barra
  1. Cortamos las berenjenas en rodajas gruesas. Salamos y dejamos que reposen para que vayan perdiendo el sabor amargo que caracteriza (unos 30 minutos está bien). En una sartén grande, con un chorro de aceite,  las sofreímos hasta que estén blandas y doraditas. Las vamos dejando en una fuente con papel de cocina para que absorba la grasa.
  2. En la misma sartén sofreímos después las cebolletas picadas con un diente de ajo machacado. No más de 3 minutos, cuando veamos que la cebolleta se ablanda. Quitamos del fuego y dejamos enfriar junto a las berenjenas.
  3. Trituramos con la batidora las berenjenas y la cebolleta hasta que quede una especie de puré (si quedan trocitos, mejor, no hace falta que sea homogéneo). Lo mezclamos con un poco de perejil y salpimentamos. Dejamos enfriar hasta que coja temperatura ambiente y rematamos espolvoreando un poco de pimentón dulce por encima.
  4. Servimos con pequeñas rebanadas de pan de barra.

¡¡¡A comer!!!

Vichyssoise

Vichyssoise
Vichyssoise

La Vichyssoise, en cristiano “crema de puerros con cosas (patatas, cebolla, nata)”, es una de las recetas estrella de la gastronomía francesa más tradicional. Y también es una receta estrella en mi casa. El sabor y sobre todo el olor de esta crema siempre me recordará a mi infancia en Bruselas. La pasada Nochevieja, elegimos la Vichyssoise como parte de nuestro menú de fin de año y, como siempre, lo petamos.

INGREDIENTES

  • 500 gr de patats
  • 4 puerros
  • 1 cebolla
  • 60 gr de mantequilla
  • 1,5 l de caldo de pollo
  • 200 ml de nata
  • 1 cucharada de cebolleta picada
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta
  1. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas. Cortamos los puerros en tiras. Pelamos la cebolla y la cortamos también en rodajas finitas.
  2. En una cazuela, derretimos la mantequilla y salteamos la cebolla y el puerro. Añadimos el caldo de pollo y las patatas. Dejamos que hierva y una vez que empieza a hervir dejamos cocer con tapa durante 40 minutos.
  3. Una vez transcurrido el tiempo de cocción, se tritura todo con la batidora hasta que quede la crema lisa y sin grumos (se puede pasar por un chino si quieres que quede perfecta). Dejamos enfriar.
  4. Una vez la crema esté a temperatura ambiente añadimos la nata, la nuez moscada y la cebolleta picada muy fina. Salpimentamos.
  5. Si vemos que nos ha quedado muy espesa, añadimos un poco más de caldo. Si no, dejamos que termine de enfriar en la nevera y  servimos muy fría. También se puede tomar caliente, pero yo personalmente, prefiero cuando se sirve fría.

¡¡¡Que aproveche!!!