Menú mexicano: Guacamole y Pollo al mole rojo

Pollo al Mole Rojo y Nachos con Guacamole
Pollo al Mole Rojo y Nachos con Guacamole

Después de unas semanas santa de relax y pasotismo, entre medias la semana santa y algo de curro en el master, vuelvo a la carga para contaros que mi última semana ha tenido sabor mexicano. Para empezar, el lunes cena mexicana a domicilio gracias al Restaurante Tepic y para terminar el viernes cena y noche de tequila boom boom en el Restaurante Maria Bonita, en pleno barrio madrileño de Conde Duque. Ambos planes muy recomendables para todos los amantes de la gastronomía mexicana ¡Viva México cabrones!

INGREDIENTES (Para 2 personas)

  • 1 aguacate maduro
  • 1/2 tomate
  • Cilantro fresco
  • 1 limón
  • 1/2 cebolla
  • Una bolsa de nachos
  • Sal
  • 2 muslos de pollo
  • 200 gr de pasta de mole rojo
  • Sésamo
  • Agua

GUACAMOLE

El guacamole es un plato cuya receta varía un poco según la persona que lo prepare. Algunos le echan ajo, otros no; hay gente a la que le gusta con más cebolla o con más tomate; otros prefieren que sepa más a cilantro. He aquí la receta básica que luego tendréis que ir adaptando según vayáis cogiendo práctica y gusto.

  1. Pelamos y deshuesamos el aguacate (si es mejor que los aguacates estén maduritos es para evitar que esta fase se convierta en misión imposible). Una vez nos hayamos deshecho de la piel y el hueso machacamos el resto con un tenedor y lo vamos ‘espachurrando’ poco a poco.
  2. Picamos el tomate, la cebolla y el cilantro y se lo añadimos a la pasta de aguacate. Mezclamos bien todos los ingredientes.
  3. Por último hay que aliñarlo con un poco de limón, aceite, vinagre y sal. Si nos gusta, podemos añadir un poco de pimienta. Llegados a este punto se trata de ir probando para que quede aliñado al gusto.
  4. Abrimos la bolsa de nachos y servimos junto al guacamole.

POLLO AL MOLE ROJO

  1. En una olla con agua y cilantro ponemos a cocer los muslos de pollo a fuego medio durante 45 minutos.
  2. Una vez cocido, pasamos el pollo a una bandeja del horno y reservamos el caldo.
  3. En una olla a parte calentamos la pasta de mole y le añadimos 1/3 del caldo de pollo que teníamos reservado. Dejamos hervir 15 minutos.
  4. Precalentamos el horno a 160º y cubrimos los muslos de pollo con la salsa de mole antes de meternos en el horno. Dejamos hornear 30 minutos.
  5. Sacamos los muslos de pollo y espolvoreamos con sésamo para decorar y darle un toque.
  6. Para acompañar podemos hacer un arroz con lo que nos ha sobrado de caldo, maíz y cilantro y cebollita que queda de muerte.

¡¡¡Que aproveche!!!!

Podéis encontrar más recetas y menús de este tipo en el libro “La Comida de la Familia” de Ferrán Adriá. Son recetas y muy sencillas e incluye lecciones muy básicas pero cualquier amante de la cocina debería controlar: cómo hacer una buena salsa, cómo congelar bien un producto para que pierda ni su sabor ni su textura,…y muchas cosas más. Muy muy recomendable.

Makis de salmón

Makis de salmón
Makis de salmón

Vamos con otra tanda de sushis que hace mucho que no hacemos. En realidad, os presento mis primeros makis. Los hice hace un tiempo pero no los había llegado a subir porque eran un poco feítos. Pero hoy me he despertado de buen humor y he decidido reivindicar la torpeza del principiante que se lanza a preparar sushis para ver si así os animáis a probar. Estos son de los más fáciles y por eso recomendaría que empezaseis por ahi. Luego ya sabéis que una vez que le pilláis el tranquillo las variaciones son infinitas.

INGREDIENTES

  • 400 gr de arroz especial para sushi (¿nos sabes prepararlo? pincha aquí)
  • 240 gr de salmón limpio sin piel ni espinas (en el Carrefour venden piezas de salmón y de atún ya preparadas para el sushi)
  • 4 láminas de alga nori
  • Salsa de soja

MATERIALES

  • Una esterilla de bambú (makisu)
  • Film de plástico para plastificar la esterilla
  • Un cuchillo bien afilado
  1. Lo primero que necesitamos para empezar es tener nuestro arroz cocido y aliñado como se indica arriba.
  2. Una vez tengamos preparado el arroz atacamos el salmón y lo vamos cortando en tiras (tipo patatas fritas pero tan largas como nuestra hoja de alga nori)
  3. Plastificamos nuestra esterilla de bambú para que no se nos quede pegado a ella el arroz. Preparamos además un bol con agua fría para ir mojándonos las manos cada vez que vayamos a tocar el arroz (primero por una cuestión de higiene y segundo porque así evitaremos que se nos pegue el arroz a las manos)
  4. Doblamos el alga nori por la mitad y la cortamos (como si fuera un folio). Ponemos una mitad en la esterilla con la parte rugosa boca arriba. Nos mojamos las manos y cogemos un poco de arroz para ir cubriendo la superficie del alga (hay que tener cuidado y no pasarse porque si hay mucho arroz es probable que el alga no cierre).
  5. Cuando tengamos el alga cubierta de arroz colocamos una tira de salmón en medio y empezamos a enrollarlo con la ayuda de la esterilla. Para cerrar el rollo nos humedecemos un poco el dedo y sellamos.
  6. Con un cuchillo bien afilado cortamos el rollo en pequeños trocitos (tendrían que salir alrededor de seis). Lo mejor es cortarlo primero por la mitad y luego cortar por la mitad cada una de las mitades (parece un trabalenguas, pero verás que si te lo vuelves a leer tiene sentido).
  7. Si nos ha sobrado salmón y arroz y estamos hartos de hacer makis, como en mi caso, podemos hacer nigiris. Solo hay que hacer una bolita con el arroz y darle forma de croqueta para luego colocar por encima una lámina de salmón cortado. ¡Fácil, sencillo y para toda la familia!

¡¡¡Que aproveche!!!

Makis de salmón
Makis de salmón