Caldo Emiliana

Caldo emiliana
Caldo emiliana

 

Ya han quedado atrás las fiestas, las comilonas, los empachos, la resaca (al menos de forma habitual) y los días de descanso. Ya pasó la Navidad. Para amenizar y facilitar la vuelta a la rutina y la lucha que comienza ahora contra las consecuencias de los excesos navideños, os propongo un caldito como Dios manda, de esos que hacían las abuelas, en este caso las italianas, y que reconfortan a cualquier persona, en cualquier circunstancia.

INGREDIENTES

  • 1.5 litros de caldo de pollo
  • 30 gr de pan rallado
  • 30 gr de queso parmesano
  • 1 cucharilla de harina
  • 1 huevo
  • 20 gr de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Perejil picado
  • Sal y pimienta

¿Cuánto me cuesta preparar esta receta? 7 euros (si tuvieras que comprar todos los ingredientes)

  1. Ponemos a hervir el caldo de pollo en una cacerola.
  2. En un bol a parte mezclamos el pan rallado, el queso parmesano, la harina, la mantequilla, el huevo batido, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Removemos y amasamos estos ingredientes hasta lograr que la masa quede homogénea.
  3. Ponemos la pasta en un pasapurés o en un chino y lo colocamos encima de la cacerola que contenga el caldo de pollo hirviendo. Vamos pasando la pasta para que vaya cayendo en el caldo con forma de pequeños cilindros.
  4. Dejamos cocer a fuego lento durante 2 minutos hasta que las pastitas se pongan a flotar en el caldo.
  5. Terminamos con un poco de perejil picado.

¡¡¡Que aproveche!!!

Tagliatelle con salsa de tomate casera y albahaca

Espaguetis con salsa de tomate y albahaca
Tagliatelle con salsa de tomate y albahaca

Después de unos días de vacaciones vuelves a casa y te encuentras con una nevera que suele mirarte con cara de pocos amigos, como diciendo ¿y yo qué culpa tengo de estar pelada? Para este tipo de ocasiones: una pasta con tomate es un apaño de lo más apañao. En mi caso tengo la suerte de tener albahaca en el jardín…si no tienes, albahaca seca de bote y listo! Y, por supuesto, cualquier pasta vale!

INGREDIENTES

  • 150 gr de tagliatelle /persona
  • Albahaca fresca
  • Queso parmesano rayado
  • 350gr de tomate triturado de lata
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Ajo
  • Cebolla
  • Sal
  • Azúcar
  • Agua
  1. Calentar el tomate triturado en una olla. Deshojar la albahaca y trocear las hojas, reservando un par  para decorar luego el planto.
  2. Retiramos el tomate del fuego y le incorporamos la albahaca. Dejamos infusionar dos minutos.
  3. Poner a cocer los tagliatelle  en agua hirviendo con sal el tiempo que venga indicado en el paquete (espero que a estas alturas todo el mundo sepa cocer pasta).
  4. Colar y escurrir la pasta. Añadir un chorro de aceite de oliva y remover para que no se apelmacen los tagliatelle.
  5. Servir la pasta con cuatro cucharadas de salsa de tomate por encima y las hojas de albahaca que habíamos reservado. Terminamos espolvoreando el queso parmesano rallado.

¡¡¡Que aproveche!!!

Lasaña

Lasaña de carne picada
Lasaña de carne picada

Un clásico para un domingo frío y nublado en Madrid. Lo que no pueda solucionar una buena lasaña… ÑAM. Típica receta que imaginamos complicada pero que en realidad está tirada.

INGREDIENTES

  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria
  • 50 gr de jamón york
  • Aceite de oliva
  • 500 gr de carne picada
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 1 cucharilla de orégano
  • 1 cucharilla de pimentón
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 4 cucharadas de harina
  • 250 ml de leche
  • 500 ml de caldo de carne
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 250 gr de hojas de lasaña
  • 100 gr de queso parmesano rayado

¿Cuánto me cuesta preparar esta receta? 11 euros aprox.

  1. Picar el ajo y la cebolla.
  2. Pelamos la zanahoria y la cortamos en daditos. Troceamos también el jamón york.
  3. En una olla calentamos una cucharada de aceite de oliva y rehogamos el jamón york con el ajo, la cebolla y la zanahoria.
  4. Añadimos la carne picada y dejamos cocer sin dejar de remover para ir desmigando la carne.
  5. Añadimos el vino blanco, el concentrado de tomate, el orégano y el pimentón. Salpimentamos y reservamos.
  6. En un cazo a parte derretimos la mantequilla. Añadimos la harina y sin dejar de remover vamos echando la leche y el caldo de carne. Aliñamos con la nuez moscada. Salpimentamos y dejamos calentar hasta que empiece a hervir. Luego, retiramos del fuego.
  7. Precalentamos el horno a 200ºC. Engrasamos una fuente para horno con un poco de aceite de oliva.
  8. Vertimos una primera capa de bechamel al fondo de la fuente. Por encima, unas hojas de lasaña. Luego, cubrimos con una capa de carne y rematamos con el queso parmesano. Repetimos la operación hasta quedarnos sin ingredientes y terminando con una capa de bechamel que cubrimos con parmesano.
  9. Horneamos durante 45 minutos.

¡¡¡Que aproveche!!!

Risotto con calabacín y berenjena

Rissotto con berenjena y calabacín
Risotto con berenjena y calabacín

Sabor italiano en la receta de hoy con este risotto reinventado con el calabacín y la berenjena a parte. No apto para carnívoros radicales, de nuevo una receta 100% vegetariana.

INGREDIENTES

  • 230 gr de mantequilla
  • 1/2 cebolla
  • 4 cucharadas de vino blanco
  • 450 gr de arroz
  • 5 tazas de caldo de pollo
  • 1 pizca de azafrán
  • 3/4 de taza de queso parmesano rallado
  • Sal y pimienta
  • Un chorrito de aceite
  1. Cortamos el calabacín y la berenjena de daditos. Picamos la cebolla muy fina. Reservamos
  2. En una olla derretimos la mantequilla y doramos en ella la cebolla. Regamos con el vino blanco y dejamos que se evapore.
  3. Añadimos el arroz. Mezclamos y lo dejamos durante 5 minutos para que se impregne bien de sabor. Luego, vamos echando el caldo de pollo y removiendo. Salpimentamos.
  4. Mientras se va haciendo el arroz rehogamos en una sartén grande los daditos de calabacín y berenjena con un chorrito de aceite.
  5. Cuando el arroz esté casi hecho añadimos el azafrán disuelto en un poco de caldo. Removemos de nuevo y le echamos media taza de queso parmesano rallado.
  6. En una fuente colocamos primero una base de calabacín y berenjena. Por encima volcamos el arroz que espolvoreamos con el resto del queso parmesano y con un poco de pimienta negra recién molida.

¡¡¡Que aproveche!!!

Espaguetis con gambas y pesto de rúcula

Espaguetis con gambas y pesto de rúcula
Espaguetis con gambas y pesto de rúcula

Hacía mucho tiempo que no subía una receta de pasta, así que ya tocaba. Como muchas otras esta es una receta super sencilla pero que tiene tanto sabor y tan buen aspecto que cualquiera diría que nos hemos pasado varias horas en la cocina. Es una oda al pesto y a todas sus variantes, que son muchas. El mejor, como siempre, el casero.

INGREDIENTES

  • 350 gr de espaguetis
  • 400 gr de gambas
  • 50 gr de rúcula
  • Perejil
  • Piñones
  • 25 gr de queso Idiazábal
  • 3 dientes de ajo
  • 50 ml de vino blanco
  • 1 lima
  • Aceite de oliva
  • Sal
  1. En un vaso alto (el de la batidora) trituramos las hojas de rúcula, unas ramitas de perejil, un puñado de piñones, el queso rallado, un chorrito de aceite, el zumo de la lima y un puñadito de sal. No hace falta que quede una crema perfectamente lisa, puede quedar algún que otro grumito.
  2. Vamos añadiendo un hilo de aceite mientras seguimos batiendo para conseguir una textura que se parezca lo más posible a la salsa. Picamos un ajo y lo añadimos al final mezclando con una cuchara. Corregimos de sal y dejamos reposar.
  3. Pelamos las gambas y separamos las cabezas (¡pero no las tiramos!)
  4. Picamos los dos ajos que quedan y los doramos con un poquito de aceite y a fuego lento en una cazuela. Añadimos las cabezas de las gambas y dejamos que suelten su jugo durante tres minutos.
  5. Añadimos el vino blanco y dejamos reposar otro minutito antes de apagar el fuego. Sacamos las cabezas de las gambas y añadimos las colas. No hace falta volver a encender el fuego: si la sartén sigue caliente deberían hacerse solas.
  6. Mientras, cocemos los espaguetis. Una vez esten al dente, los añadimos a la cazuela de las gambas y encendemos un poquito el fuego para que todo se mezcle bien. Salpimentamos.
  7. Una vez la cazuela fuera del fuego, se mezclan los espaguetis y las gambas con nuestra salsa de pesto.

… ¡Que aproveche!

Este receta es de El Comidista

Champiñones parmesanos

Champiñones rellenos
Champiñones rellenos

Con estos champiñones empiezo mi colaboración en el blog de recetas de la Cadena SER, por amor al arte y a la cocina y para entretener los ratos libres que últimamente disfruto más a menudo. Los champiñones parmesanos están inspirados en una receta de El Aderezo. En este caso, se trata de una versión un poquito más “ligera” y vegetariana. Puede servir como entrante pero si la opción de los canapés nos sabe a poco siempre podemos convertirlo en un plato, acompañando con unas verduras al horno o una ensalada sencilla.

INGREDIENTES

  • 3 o 4 champiñones (por persona)
  • 1 cebolleta picada
  • Queso philadelphia de ajo y finas hierbas
  • Pan rayado
  • Parmesano rayado
  • Sal y pimienta
  • Perejil
  • Acompañamiento: ensalada (que estamos en la recta final de la operación bikini)

¿Cuánto me cuesta hacer esta receta? 7 euros (aprox)

  1. Lavamos los champiñones. Cortamos sus tallos y reservamos el resto del champiñón. Picamos los tallos y los rehogamos con la cebolleta picada en una sartén a fuego medio-fuerte durante 3-4 minutos. Dejamos enfriar un poco (tiene que quedar templado)
  2. En un recipiente pequeño, mezclamos el queso philadelphia (calcular unos 50 gr de queso por persona: 3 champiñones más o menos) con la mezcla de cebolleta y champiñón. Salpimentamos.
  3. Con esa mezcla, vamos rellenando los champiñones sin tallo que habíamos reservado al principio.
  4. Mientras precalentamos el horno a 200ºC, mezclamos un poco de pan rayado con queso Parmesano rayado, y con ello espolvoreamos los champiñones ya rellenos.
  5. Horneamos los champiñones unos 12-15 minutos mientras nos ocupamos de la ensalada o de lo que hayamos elegido para acompañar. Una vez gratinados, sacamos los champiñones del horno y los rematamos con un poquito de perejil.

… ¡Que aproveche!

Lasaña fría

Lasaña fría
Lasaña fredda

Es probable que después de esta receta os deis cuenta de que la lasaña no es un plato que requiera ser un chef con avanzados conocimientos en gastronomía italiana para saber prepararlo. Es más, está tirado. Esta semana he estado viendo pisos y pisos por Madrid…y me he dado cuenta de que el horno no parece un electrodoméstico fundamental para muchos caseros. Así que la receta de hoy es una versión ‘sin horno’ de la lasaña. Es decir, si ya era fácil…ahora que ni siquiera existe el riesgo de quemarte los dedos con el horno…

INGREDIENTES

  • 12 láminas de pasta para lasaña
  • 2 tomates
  • 1 calabacín
  • 150 gr de tomates secos en aceite
  • 100 gr de requesón
  • 50 gr de parmesano
  • 1 manojo de albahaca
  • 1/2 limón
  • Vinagre
  • Aceite de oliva
  • Sal
  1. Cortar el calabacín en láminas.
  2. En un cuenco, mezclar el zumo de medio limón, un chorro de aceite y sal. Esparcir la mezcla por encima de los calabacines y dejar a remojo durante media hora.
  3. Mientras, en otro cuenco, triturar la albahaca, una cucharada de vinagre, 150 ml de aceite de oliva, 50 gr de parmesano rallado y sal. Si vemos que al batirlo todo queda muy espeso, solo hace falta añadir un poco de aceite. Tiene que quedar algo parecido al pesto.
  4. Pelar y cortar el tomate en rodajas finas.
  5. En un nuevo cuenco batir el requesón con un poco de sal.
  6. En una cazuela ponemos agua a hervir y cocemos las placas de lasaña el tiempo que venga indicado en el paquete. Cuando estén las vamos sacando y empapando en agua fría. Luego, se dejan secar en un paño de cocina (esto debería venir indicado en el paquete).
  7. Ponemos una primera placa de lasaña cocida y untamos con requesón. Encima disponemos un par de láminas de cabalacín, unas rodajas de tomate y un par de tomates secos troceados. Aliñar con la salsa de albahaca que habíamos dejado de lado. Cubrir todo con una segunda placa y repetir la operación hasta que nos quedemos sin placas de lasaña. Si nos ha sobrado salsa de albahaca podemos echar un chorrillo por encima de la placa que cierre la lasaña. Si no nos ha sobrado podemos echar un chorro de vinagre balsámico en crema que también queda muy bien.

¡Que aproveche!

Esta receta es de El Comidista

Pizza Casera…hogar dulce hogar

Hoy me apetece escribir un post casero. Y la razón es muy sencilla: este fin de semana me toca desconectar, este fin de semana voy a recibir mimos de toda mi familia, este fin de semana, …¡me voy a mi casa! Las ganas que tengo de sentir, aunque solo sea durante 48 horas, el calorcito del hogar, me ha animado a lo largo de toda la semana y los madrugones se me han hecho un poquito menos duros.

Y no es para menos, llevo 6 meses esperando ¡Qué poco!, dirán algunos…puede ser, pero para mí ha sido una eternidad, sobre todo si me pongo a pensar que lo más probable es que estas Navidades tenga a los míos un poco más lejos de lo previsto (a lo mejor esto empieza a convertirse en algo normal a partir de ahora, pero la primera vez es la más dura).

Pero, vamos a alejarnos de las malas vibraciones para centrarnos en la receta que es propongo hoy: una pizza de espinacas y huevo, muy fácil de preparar y una auténtica delicia para el paladar (y sin haberlo planeado, me ha salido un pareado).

Pizza con espinacas y huevo

Ingredientes

  • 1 masa para pizza
  • 200 gr de espinacas frescas
  • 1 diente de ajo
  • Concentrado de tomate
  • 1 huevo
  • Sal y Pimienta
  1. Pre calentar el horno a 200ºC
  2. Hornear la masa de pizza un par de minutos para que ‘engorde’ un poco
  3. En una sartén preparar las espinacas: 3-4 minutos con 3 cucharadas de agua. Una vez pochadas, escurrir las espinacas para que pierdan el máximo posible de agua. Dejar que enfríen un poco. ‘Desmigarlas’ para que no queden hojas demasiado grandes.
  4. Añadir el ajo (picado), la sal y la pimienta.
  5. Pintar la masa de pizza con el concentrado de tomate. Añadir las espinacas dejando un hueco en medio donde irá colocado el huevo (todavía no se pone)
  6. Hornear la pizza 5 minutos.
  7. Cascar el huevo y colocarlo en el hueco de la pizza que habíamos dejado para ello.
  8. Hornear la pizza 5-10 minutos hasta que veamos que los bordes están crujientes.