Wonton de cerdo

Wonton de cerdo
Wonton de cerdo

Wonton en chino cantonés significa “nubes rebosantes“…y lleva bien su nombre porque estoy pequeños saquitos, rebosan de cosas ricas. Se pueden hacer muchos tipos de rellenos (carne, pollo, gambas, verduras…) y cocinarse fritas o al vapor; pero hoy nos vamos a lanzar con el de carne de cerdo cocido al vapor, que estamos en plena operación bikini.

INGREDIENTES

  • 300 gr de masa para wonton (para comprarlos en Madrid, la Calle General-Margallo está llena de tiendas chinas. Además de tener mucha más variedad de productos, los encuentras por un precio muy reducido en comparación con lo que te cobran en cualquier supermercado. Lo ideal para esta receta es comprar la masa ya cortada en láminas cuadradas)
  • 300 gr de carne picada de cerdo
  • 50 gr de setas
  • Salsa de soja
  • 1 cucharada de vinagre de soja
  • Jengibre rayado
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • Arroz blanco
  • Sal

¿Cuánto me cuesta hacer esta receta? 10 euros aprox

  1. Batimos el huevo. Picamos el ajo y las setas.
  2. En un bol, mezclamos la carne picada de cerdo con la salsa de soja, el huevo, el vinagre de soja, el jengibre, las setas  y el ajo picados.
  3. Preparamos el arroz blanco. A estas alturas supongo que todos sabemos hacer un arroz blanco…pero por si hubiera algún rezagado, os dejo un tutorial.
  4. Mientras se hace el arroz, vamos rellenando las láminas de masa para wonton con la mezcla, dejando un poquito de espacio en los bordes.
  5. Con un poco de agua humedecemos esos bordes de la masa y sellamos los saquitos (como si fueran empanadillas).
  6. Cocemos los wonton al vapor durante 10 minutos. Servimos con salsa de soja y arroz blanco.

¡¡¡Que aproveche!!!

Puedes encontrar esta receta y muchas más en “Cocina para Golosos: Masas dulces y saladas“, de Canal Cocina. Muy recomendable.

Anuncios

Sopa de brócoli con queso

Sopa de brócoli con queso
Sopa de brócoli con queso

La foto ha quedado chuchurría…para que nos vamos a engañar, pero prometo que la sopa está buenísima. Es una receta “fácil, sencilla y para toda la familia“. Además, es muy poco calórica…así que, tranqulidad, porque no echa por tierra ninguna operación bikini. El queso azul le da un toque muy bueno porque combina genial con el sabor del brócoli, pero ¡que no cunda el pánico entre los turófobos* que se puede hacer sin! Eso sí, si te animas a echar queso azul, ten cuidado con la sal. Es un queso ya salado de por sí, además también tiene sal el caldo de verduras…así que no te olvides de ir probando para asegurar el punto de sal y no tener un disgusto.

* Las personas que sufren turofobia no pueden ver un simple pedazo de queso, ya sea de un tipo o en particular, como el mozarella o el cheddar, o temen al queso en general. Esto se debe a una experiencia traumática sufrida con anterioridad. [NO COMMENT.]

INGREDIENTES

  • 600 gr de brócoli
  • 300 gr de patatas
  • 1.5 litros de caldo de verduras
  • 2 cucharillas de tomillo
  • 80 gr de queso azul
  • Sal y pimienta
  1. Pelar las patatas y cortarlas en trozos medianos. Cortar las ramas del brócoli y ponerlos en una olla con las patatas, el caldo de verdura y el tomillo.
  2. Dejar cocer. Una vez que hierva, tapamos la olla y dejamos hacer durante 15 minutos (o hasta que veamos que la patata está hecha).
  3. Pasar la sopa por la batidora hasta que quede cremosa. Podemos pasarla después por un chino/pasa-purés también para asegurarnos de que no quedan grumos. Salpimentar.
  4. Servir caliente y con el queso azul desmigado por encima.

¡¡¡Que aproveche!!!

Operación tortitas

Tortitas con sirope de chocolate y fresas
Tortitas con sirope de chocolate y fresas

Terminada la operación bikini, la operación retorno, la operación paso del estrecho…y otras múltiples operaciones características del verano que he vivido este año, ha terminado la estación del sol, la playa, y el gazpacho. Llega el otoño y con él no solo la temida vuelta a la rutina si no también la incertidumbre, como en mi caso, para muchos recién licenciados que se preguntan qué va a ser de ellos a partir de ahora. Despreocupados en verano gracias al efecto balsámico de las vacaciones, octubre se asoma a la vuelta de la esquina y muchos nos damos cuentas que terminadas las vacaciones seguimos estando como en junio, es decir, en paro. Por eso, he decidido entregarme en cuerpo y alma a la primera “operación” de este otoño 2013: la “Operación Tortitas”. Dícese de esa merienda/desayuno/postre en el que decides olvidar tus penas con fresas, nata y chocolate.

INGREDIENTES

  • 120 gr de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 1,5 cucharaditas de levadura en polvo
  • 200 ml de leche
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Fresas, nata o chocolate…cualquier pecado/capricho vale para acompañarlas.
  1. Mezclamos en un cuenco la harina con la levadura. Hacemos un hueco en el centro de la harina y ponemos los dos huevos. Batimos bien y añadimos la leche mientras seguimos batiendo hasta que la leche se haya mezclado y la masa coja buena consistencia: suave, cremosa y con alguna que otra burbuja. Añadimos  dos cucharaditas de aceite.
  2. Cuando tengamos hecha la masa, calentamos la sartén y derretimos un poquito de mantequilla en ella.
  3. Vamos vertiendo la masa en la sartén de cucharada en cucharada. Cuánta más cantidad echemos más grande será nuestra tortita y viceversa.
  4. Cuando aparezcan burbujitas, despegamos los bordes con la ayuda de una espátula para comprobar si la parte de abajo está doradita. Luego, le damos la vuelta a la tortita y dejamos que se haga por el otro lado. Y así, sucesivamente.
  5. Una vez preparadas las tortitas, damos rienda suelta a los antojos para acompañarlas con fresas, natas, sirope de chocolate, helado, azúcar glas, sirope de arce…etc

¡¡¡¡Que aproveche!!!!!