Ensalada de pasta, jamón y brocoli

Es probable que se me empiece a ver el plumero con tanta ensalada, pero lo cierto es que además de saludable, es un plato que me encanta y con el que suelo experimentar bastante. En esta ocasión os propongo una combinación de ingredientes bastante comunes pero que juntos son una apuesta segura para preparar una ensalada original.

INGREDIENTES

  • 100 gr de conchitas de pasta (en realidad cualquier tipo de pasta es válida pero las conchitas son muy socorridas para las ensaladas que llevan pasta)
  • 100 gr de brócoli
  • 100 gr de maíz
  • 100 gr de queso de Burgos
  • Un paquete de daditos de jamón york
  • Lechuga
  • Tomate
  • Sal y pimienta
Ensalada de pasta, jamón y brocoli
  1. Poner a hervir agua en un cazo y añadir la pasta.
  2. Cuando lleve 5 minutos hirviendo añadir el brócoli cortado en ramitos y dejar que se termine de hacer la pasta.
  3. Escurrir y enjuagar con un chorro de agua fría la pasta y el brocoli.
  4. En un bol, colocar unas hojas de lechuga, el tomate cortado en daditos, el maíz, el queso de burgos troceado y los taquitos de jamón york. Por encima añadimos el brocoli y la pasta cuando se hayan enfriado un poco.
  5. Mezclar y aliñar  la ensalada (si le añadimos un chorrito de vinagre balsámico al final, le da un toque) …y ¡que aproveche!
Anuncios

Ensalada de Pollo y Couscous

La receta de hoy puede parecer muy exótica pero no tiene complicación alguna y es una opción muy recomendable para todos los amantes de las ensaladas que quieran experimentar con algunas variantes de este plato. Los ingredientes pueden cambiar siguiendo los antojos de cada uno porque las posibles combinaciones son infinitas (iré publicando otras opciones más adelante).

El couscous es el ingrediente estrella de esta receta. Algunos lo conoceréis, a otros os sonará y el resto a lo mejor estáis a punto de descubrirlo. Es el complemento por excelencia en las recetas nacionales de los países del norte de África, en el Magreb y que se presta a mil recetas por la facilidad que ofrece a la hora de combinarlo con distintos aromas y sabores.

También se utiliza mucho la cocina vegetariana ya que se casa  con todo tipo de verduras. De hecho, la manera más común y tradicional de prepara este plato es con verduras (aunque luego se le puede añadir pollo o cordero, según se prefiera). Carne, verduras y también pescado o mariscos como en esta original receta que recomiendo encarecidamente. En realidad, para los amantes del couscous y de los sabores magrebíes, Nueva Cocina Marroquí es un blog muy recomendable.

Ensalada de pollo con ‘couscous’

INGREDIENTES

  • 250 gr de ‘couscous’
  • 300 ml de caldo de pollo
  • 2 cm de jengibre pelado y rallado
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento amarillo
  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria pequeña
  • Menta picada
  • Cilantro
  • 1 limón
  • 2 pechugas de pollo cortadas en láminas
  • Lechuga
  • Sal y pimienta
  1. Pelar y rayar el calabacín y la zanahoria
  2. En una ensaladera, echar el ‘couscous’ y cubrirlo con el caldo de pollo (caliente). Tapar la ensaladera con un trapo y dejar reposar 10-15 minutos.
  3. Cortar los pimientos por la mitad y deshacerse de las pepitas. En una fuente para horno, colocar los pimientos con el lado de la piel para arriba y dejar que se horneen.
  4. El couscous ya debería estar listo para entonces. Añadir el jengibre y mezclar.
  5. En una sartén preparar el pollo cortado en láminas (aliñarlo con ajo y perejil, o como se antoje)
  6. Una vez estén hechos los pimientos, retirar del horno y dejarlos enfriar. Cuando estén fríos desechar la piel y cortarlos en láminas.
  7. Cuando el couscous se haya enfriado, añadir el calabacín y la zanahoria que habíamos rayado, una cucharada de menta fresca picada, dos cucharadas de cilantro fresco picado, el zumo del limón y un poco de su corteza rayada, y el pollo en láminas. Mezclar.
  8. En un plato preparar una base con hojas de lechuga (para esto, la lechuga iceberg va muy bien). Colocar encima una ración del couscous que hemos mezclado con el resto de ingredientes. Por encima, colocar las tiras de pimiento alternando los colores.

Pizza Casera…hogar dulce hogar

Hoy me apetece escribir un post casero. Y la razón es muy sencilla: este fin de semana me toca desconectar, este fin de semana voy a recibir mimos de toda mi familia, este fin de semana, …¡me voy a mi casa! Las ganas que tengo de sentir, aunque solo sea durante 48 horas, el calorcito del hogar, me ha animado a lo largo de toda la semana y los madrugones se me han hecho un poquito menos duros.

Y no es para menos, llevo 6 meses esperando ¡Qué poco!, dirán algunos…puede ser, pero para mí ha sido una eternidad, sobre todo si me pongo a pensar que lo más probable es que estas Navidades tenga a los míos un poco más lejos de lo previsto (a lo mejor esto empieza a convertirse en algo normal a partir de ahora, pero la primera vez es la más dura).

Pero, vamos a alejarnos de las malas vibraciones para centrarnos en la receta que es propongo hoy: una pizza de espinacas y huevo, muy fácil de preparar y una auténtica delicia para el paladar (y sin haberlo planeado, me ha salido un pareado).

Pizza con espinacas y huevo

Ingredientes

  • 1 masa para pizza
  • 200 gr de espinacas frescas
  • 1 diente de ajo
  • Concentrado de tomate
  • 1 huevo
  • Sal y Pimienta
  1. Pre calentar el horno a 200ºC
  2. Hornear la masa de pizza un par de minutos para que ‘engorde’ un poco
  3. En una sartén preparar las espinacas: 3-4 minutos con 3 cucharadas de agua. Una vez pochadas, escurrir las espinacas para que pierdan el máximo posible de agua. Dejar que enfríen un poco. ‘Desmigarlas’ para que no queden hojas demasiado grandes.
  4. Añadir el ajo (picado), la sal y la pimienta.
  5. Pintar la masa de pizza con el concentrado de tomate. Añadir las espinacas dejando un hueco en medio donde irá colocado el huevo (todavía no se pone)
  6. Hornear la pizza 5 minutos.
  7. Cascar el huevo y colocarlo en el hueco de la pizza que habíamos dejado para ello.
  8. Hornear la pizza 5-10 minutos hasta que veamos que los bordes están crujientes.

Bacalao con queso y espinacas

Aunque este Veranillo de San Miguel (que este año nos visita con un poco de retraso), intente engañarnos, ya estamos en otoño. Y cuando queramos darnos cuenta, los árboles se han pelado y el invierno se asoma por todas las esquinas. Por eso hoy propongo una receta con la que podremos recibir al frío y al hielo con los brazos abiertos.

El bacalao, que nace en el Mar del Norte, es el plato por excelencia de nuestros vecinos portugueses. Pero en España (sobre todo en el País Vasco) también es muy habitual su consumo.  Además, es uno de los pescados con menos contenido graso. Por eso, si nos gustan los complementos como el queso (que suele ser más calórico) podemos recurrir a él para ahorrarnos unas cuantas calorías.

Ingredientes (para dos personas)

  • 2 lomos de bacalao (200gr aprox cada uno)
  • 400 gr de espinacas congeladas
  • Queso rayado
  • Mayonesa
  • Mostaza
  • Salsa Worcestershire
  • Tabasco
  • Nuez Moscada
  • Sal
  • Pimienta
Bacalao con queso y espinacas
  1.  En una sartén antiaderente colocar los dos filetes de bacalao con 200ml de agua durante 6-8 minutos hasta que la piel quede opaca. Retirar y reservar.
  2. Preparar las espinacas según venga indicado en el paquete que hayamos elegido comprar. Una vez estén hechas escurrirlas lo mejor posible para que suelten todo el líquido. Salpimentar y colocar en una fuente que podamos meter en el horno.
  3. Mezclar 75 gr de queso rayado con dos cucharadas de mayonesa, una cucharadita de mostaza, una cucharadita de salsa Worcestershire, un chorrito de Tabasco y una cucharadita de nuez moscada rayada.
  4. Cubrir los filetes de pescado con la mezcla y meter al horno.
  5. Cuando el queso esté gratinado y ligeramente dorado (5-6 min a 200º), retiramos el plato del horno

Brunch, una forma anglosajona de entender la vida

El Brunch es una palabra formada por la unión de otras dos palabras: breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo), y como su nombre indica significa precisamente eso: una comida a medio camino entre el desayuno y el almuerzo (es decir, entre las 11h y las 16h). Aunque su origen es británico, el brunch es una costumbre muy típica en Estados Unidos,  donde los domingos y festivos se suele dedicar buena parte de la mañana a reunirse en torno a esta peculiar y copiosa comida. En Madrid también se ha importado esta costumbre y ya existen varios sitios donde poder probar los mejores Brunch de la capital.

Lo que está claro es que si necesitas empezar el día con una buena dosis de energía (y calorías) para salir de casa con las pilas cargadas, ésta receta es perfecta para tí.

Brunch americano

Ingrdientes

  • 100 gr de alubias de bote
  • 2 champiñones
  • 1 filete de lomo de cerdo
  • 1 tomate cortado en rodajas
  • 100 gr de patatas cocidas cortadas en rodajas
  1. En una cazuela, calentar a fuego lento las alubias (también puede calentarse en el microondas)
  2. Hornear los champiñones (5 minutos aprox)
  3. En una sartén a fuego medio freír el filete y las rodajas de tomate (vuelta y vuelta) con muy poquito aceite
  4. En la misma sartén pasamos las rodajas de patata para que cojan saborcillo y se calienten (hasta que queden doraditas)
  5. En un plato, colocar todos los ingredientes y disfrutar de un desayuno como Dios manda.